DIARIOS DE LAS EXPEDICIONES A LA ALTA CALIFORNIA

DIARIOS DE LAS EXPEDICIONES A LA ALTA CALIFORNIA

Editorial:
MIRAGUANO EDICIONES
Año de edición:
Materia
Narrativa de viajes
ISBN:
978-84-7813-403-8
Páginas:
344
Encuadernación:
Rústica
Colección:
VIAJES Y COSTUMBRES

Juan Bautista de Anza y Becerra fue uno de los principales protagonistas de las campañas de reconocimiento y exploración de la California Septentrional en el último cuarto del siglo XVIII, finalizando con ellas el proceso de "descubrimientos" que el Reino de España llevó a cabo en el continente americano. No obstante, se trata de un personaje casi desconocido para el gran público, e incluso para medios académicos españoles, hasta el punto de que los Diarios de sus dos expediciones a la Alta California aún permanecían inéditos en nuestro país.

La primera expedición de Anza se inició a principios de 1774 y, atravesando los actuales territorios de Sonora y Arizona y las cuencas de los ríos Colorado y Gila, llegó al puerto de Monterrey el 1 de abril de ese mismo año. Así quedó trazada la ruta terrestre a la Alta California que los españoles habían estado buscando durante setenta años. En octubre de 1775 Anza emprendió su segunda expedición cuyo objetivo era llegar al puerto de San Francisco para instalar allí un presidio, una Misión y un fuerte militar con los que frenar el avance de los rusos desde Alaska, además de explorar su Bahía.

Los Diarios de las dos expediciones de Juan Bautista de Anza a la California Septentrional constituyen una valiosísima fuente histórica para conocer muchos aspectos de la vida cotidiana de los españoles en Nueva España y las Californias, las relaciones entre el poder político y el militar y la necesaria cooperación entre militares y franciscanos españoles para explorar y consolidar la presencia de la Corona en los territorios de Nueva España. Pero además ofrecen una fidelísima descripción de la gran variedad de tribus indias (apaches, yumas, pápagos, pimas, seris, comanches, etc.) que poblaban los territorios de Sonora, Arizona y las Californias, sus peculiaridades lingüísticas y culturales, los vínculos establecidos entre ellas y su historia común, y la relación habitualmente cordial, salvo alguna extraordinaria excepción, entre estas tribus y los españoles, tanto de la Península como de las Californias y Nueva España.