DOLOR

DOLOR. COSAS Y PELO II

Editorial:
PIGMALION EDYPRO S.L.
Año de edición:
Materia
Narrativa erótica
ISBN:
978-84-15916-78-9
Páginas:
386
Encuadernación:
Otros

Tras el éxito arrollador de la primera parte, aparece Dolor, segunda entrega de la trilogía Cosas y pelo, sucesión de hechos reales que van más allá de los límites que la sociedad siempre nos ha impuesto. Una historia que ha hecho cambiar la forma de entender y vivir el sexo. Pero aún no ha terminado de sorprendernos...

Esta es la segunda parte del itinerario que comencé con Cosas y pelo, continúo por un camino desconocido, lleno de vivencias, sentimientos y emociones que resultan difíciles de explicar. Poco a poco, e inexorablemente, las relaciones se van convirtiendo en experiencias que marcan mi vida y, sobre todo, el devenir de las personas que se atreven a cruzarse en mi trayectoria. La manera de colarme en sus cerebros supera con creces cualquier tipo de adición que os podáis (y se puedan) llegar a imaginar.
Dolor: palabra impactante, clara, concisa y muy dura. ¿Somos capaces de habituarnos a una sensación que es demasiado fuerte para ser real?
A partir de este momento, comienza la aventura de Manuel a través de un laberinto sin salida, un lugar que siempre he querido descubrir, pero que tantas inseguridades y miedos me ha creado. No sé si este será el mejor libro que podáis leer, ni siquiera soy consciente de si os encaminará por el mismo recorrido que a mí, pero una cosa es segura, no os dejará indiferentes.
Mis locuras y divagaciones son las mismas que vuestro subconsciente os plantea a lo largo de la vida. Aunque en esta ocasión, yo las hago mías e intento descubrirlas y experimentarlas. Cada uno de vosotros las tenéis latentes, pero os dan tanto miedo reconocerlas que las obviáis o, simplemente, las dejamos escapar.
Vivid intensamente cada día, reíd en cuanto tengáis oportunidad y disfrutad de lo que la vida nos ofrece a diario. El sexo, protagonista principal de esta novela, se convierte en gemido, llanto, risa, desconcierto, obsesión... Aunque la palabra amor por fin aparece en escena, convirtiéndose en un terrible enemigo que cuesta afrontar. Mis miedos son mucho más acentuados cuando esas cinco letras salen de la boca de alguien o se unen en mi mente para descontrolar un poco más mi desorden cotidiano. Se intuye como un sentimiento redentor, el único que me puede sacar del agujero en el que poco a poco me voy hundiendo, cada vez más. ¿Me atreveré a descubrirlo? ¿Me atreveré a conocerlo? ¿Seré capaz de enamorarme o el dolor y el sexo desestabilizarán la balanza?