ESTÁ CHINA COMPRANDO EL MUNDO

ESTÁ CHINA COMPRANDO EL MUNDO

Editorial:
TRAFICANTES DE SUEÑOS
Año de edición:
Materia
Economia aplicada
ISBN:
978-84-96453-67-8
Páginas:
122
Encuadernación:
Rústica
Colección:
PRÁCTICAS CONSTITUYENTES

Durante los últimos años los medios de comunicación occidentales han agitado el espectro de una colosal capacidad de las empresas chinas, de comprar una parte importante del tejido empresarial de los países ricos. De acuerdo con esta descripción, tanto el Estado como las empresas chinas se hallarían embarcados en una ambiciosa operación de adquisición selectiva de activos para debilitar o controlar la estructura empresarial global.

A contrapelo de tales hipótesis, este libro evalúa tales afirmaciones mediante un riguroso análisis de las corporaciones globales de las economías desarrolladas, así como de la realidad de las grandes empresas chinas. Analiza la interrelación y competencia de las grandes corporaciones occidentales y chinas en el mercado mundial y la capacidad de estas últimas, para adquirir activos empresariales a gran escala de los países de altos ingresos de forma que pudieran debilitar el poder económico de estos últimos. De acuerdo con el autor, las empresas occidentales concentran un formidable poder económico, tecnológico y logístico que en los sectores más sensibles de la economía global resulta realmente difícil de desafiar por parte de las empresas de las economías en vías de desarrollo en general y de China en particular. Por otro lado, la penetración de la economía china por parte de las grandes empresas globales ha sido muy intensa, al igual que la interpenetración de las empresas de las economías desarrolladas entre sí. En el mercado mundial, las empresas globales reproducen las asimetrías generadas por décadas de predominio de los países ricos sobre los países pobres y en vías de desarrollo.

Aunque el esfuerzo realizado por China ha sido extraordinario en los ámbitos tecnológico, organizacional, financiero y empresarial, todavía la hegemonía económica de los países de altos ingresos está lejos de haber sido definitivamente desafiada para construir una economía global más justa, incluyente y equitativa.