JÓVENES TALENTOS

JÓVENES TALENTOS

Editorial:
LIBROS DEL ASTEROIDE, S.L.
Año de edición:
Materia
Narrativa extranjera o traducida
ISBN:
978-84-15625-09-4
Páginas:
352
Encuadernación:
Rústica
Colección:
LIBROS DEL ASTEROIDE

En Sofía, Bulgaria, a finales de los ochenta, la vida bajo el anquilosado régimen comunista no puede ser más lúgubre. En el viejo edificio de la Escuela de Música para Jóvenes Talentos, la mayoría de los profesores trata a sus alumnos como si la música que les enseñan no tuviera ningún poder para conmoverlos.
Konstantin, un pianista de quince años y talento excepcional, confinado en la escuela durante la mayor parte del día, no pierde ninguna oportunidad de manifestar su rebeldía: fuma, bebe, se burla de las formalidades del partido? Inteligente y arrogante, divertido pero cruel, se debate entre el deseo de sobresalir y el de fracasar estrepitosamente. Pese a todo interpreta apasionadamente a los grandes maestros. El aprendizaje de cada pieza es un nuevo reto que le revela exquisitos matices y el piano, un refugio de la realidad, pero también la cadena que lo mantiene unido a ella y que quizá pueda sacarlo del país.
Hipnótica e incisiva, Jóvenes talentos es una cautivadora narración sobre la angustia adolescente y un deslumbrante retrato de la vida tras el Telón de Acero que nos habla del poder redentor de la música.

0 stars -
el 18.03.2013 Por

Fragmento seleccionado:

«Habíamos sido sus primeros amantes, pero nuestro amor había sido secreto y peligroso. [...] Habíamos intentado seducirla con nuestras inmaculadas escalas y arpegios, con nuestras voces hipnóticas y la inocencia de nuestras frases. Habíamos intentado tentarla con el olor de la juventud y la despreocupación de los muchachos que acababan de descubrir la picadura de la pasión. Pero ella había decidido esperar a su príncipe».


Añadir comentario

Por Recomendación de Librerías Picasso el 18/03/2013

Fragmento seleccionado:

«Habíamos sido sus primeros amantes, pero nuestro amor había sido secreto y peligroso. [...] Habíamos intentado seducirla con nuestras inmaculadas escalas y arpegios, con nuestras voces hipnóticas y la inocencia de nuestras frases. Habíamos intentado tentarla con el olor de la juventud y la despreocupación de los muchachos que acababan de descubrir la picadura de la pasión. Pero ella había decidido esperar a su príncipe».


Añadir comentario