MADRID 1936/1939

MADRID 1936/1939. UNA GUÍA DE LA CAPITAL EN GUERRA

Editorial:
EDICIONES LA LIBRERIA
Año de edición:
Materia
Arquitectura y urbanismo
ISBN:
978-84-9873-203-0
Páginas:
368
Encuadernación:
Rústica
Colección:
FUERA DE COLECCION

Los edificios de una gran capital son algo más que un montón de ladrillos, son también receptáculos de su historia. "Hay un Madrid de la Guerra Civil, el Madrid "capital de la gloria", como dejó dicho el poeta, todavía poco conocido, de gran interés histórico, cuyas huellas aún persisten a pesar del tiempo y de la labor de la desmemoria. Esa es la ciudad que, tras la labor arqueológica del autor, emerge para que la conozcamos todos", señala Nicolás Sartorius en el prólogo del libro.

Además de mostrar los lugares donde ocurrieron los hechos decisivos, la guía narra cronológicamente el desarrollo de la contienda, desvelando aspectos curiosos de la vida cotidiana en Madrid. Pese a las bombas, la falta de combustible y el hambre, los madrileños trataron de sobreponerse a las penalidades llenando los cafés, teatros y cines. Algunos murieron en las trincheras, otros tratando de cobijarse de la lluvia de fuego y hierro que lanzó el ejército rebelde contra la población civil.

Aquella contienda civil fue una lucha a muerte entre ideologías contrapuestas, en la que participaron de forma activa políticos, militares y asesores extranjeros. Hasta entonces, no había habido ningún conflicto que hubiera interesado tanto a los intelectuales, artistas y periodistas de todo el mundo. Entre los muchos que acudieron a la ciudad cabe destacar a Octavio Paz, Alejo Carpentier, Pablo Neruda, Ernest Hemingway, John Dos Passos, Antoine de Saint-Exupéry, André Malraux, Lillian Hellman, Robert Capa, Gerda, Taro, Ilya Ehremburg, Nicolás Guillén, César Vallejo, Martha Gellhorn, Louis Aragon o Tristan Tzara.

A ellos se añadieron diversas personalidades del mundo cultural español. Los que defendieron al gobierno legítimo ensalzaron la resistencia de los combatientes que lucharon contra las tropas rebeldes, contribuyendo con sus escritos a crear el mito de ciudad mártir que ha llegado a nuestros días. El recuerdo de aquel Madrid en guerra tiende a desvanecerse. Sin embargo, sigue ahí, emboscado en la gran urbe del siglo XXI. Solo hay que estar atento para descubrirlo.