MARGENES ARQUITECTURA N 06

MARGENES ARQUITECTURA N 06. NEW YORK AQUI AHORA

Editorial:
MARGENES ARQUITECTURA
Año de edición:
Materia
Revistas de arte y arquitectura
Encuadernación:
Rústica
Colección:
revista margenes arquitectura

Spain On-Site, diez años después
En el año 2006, el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) acogió una exposición dedicada a la arquitectura española contemporánea, On-site: new arquitecture in Spain, en la que se mostraban 18 obras terminadas y 35 proyectos. El comisario de la exposición, Terence Riley, tras 13 años al frente del departamento de arquitectura del museo neoyorquino, había proyectado una muestra dedicada a la arquitectura pública del siglo XXI como despedida de su puesto. Sin embargo, durante la selección de edificios para dicha muestra Rilley llegó a la conclusión de que España era el lugar donde la arquitectura contemporánea de calidad se estaba desarrollando con mayor intensidad, creando un “centro internacional de innovación y excelencia en el diseño”.
Las propuestas elegidas cubrían prácticamente todos los ámbitos de la arquitectura. Desde proyectos de gran presupuesto cuyo interés, más allá de la presencia icónica, se ha atenuado con el paso del tiempo, (la Ciudad de la Cultura de Galicia de Eisenman Architects, o el Metropol Parasol de Jürgen Mayer), hasta proyectos que aún hoy son referencia mundial en su campo (las viviendas sociales en Sevilla de Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, el Museo de Arte Contemporáneo/MUSAC de Emilio Tuñón y Luis Mansilla, o el Estadio de fútbol de Barakaldo firmado por Eduardo Arroyo / NO.MAD). Desde edificios que han estampado la marca España en todo el mundo, como la Nueva Terminal T4 del Aeropuerto de Barajas (Richard Rogers Asociados y Estudio Lamela) o la ampliación del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Jean Nouvel), hasta actuaciones de escala más modesta y sumo cuidado por el detalle como el Edificio Zaida de Alvaro Siza. Desde grandes proyectos que se quedaron en el camino (Centro de Congresos de Córdoba de Rem Koolhaas y Ellen van Loon) hasta viviendas unifamiliares como la casa Levene (Eduardo Arroyo / NO.MAD) o la Casa con Huerto de Cerezos (Juan Domingo Santos).
Muchas de las obras seleccionadas estaban firmadas por algunos de los más prestigiosos arquitectos a nivel mundial, aunque muchas otras eran producto de estudios españoles. Despojado de cualquier característica unificadora, el estilo español se basaba en una heterogénea excelencia. Según Rilley, no existía un estilo español en arquitectura, como tampoco rasgos comunes, escuelas o tendencias, más allá de la calidad propiciada, en gran medida, por el boom inmobiliario, la inversión pública y la particular formación de los profesionales en España. 
Diez años después, el panorama es radicalmente distinto. Con una crisis económica que afecta con especial fuerza al sector de la construcción, con una degradación urbanística y paisajística acusada, la producción arquitectónica en España ha tenido que reinventarse. Mucho de este reciclaje mental pasa por poner en tela de juicio el antiguo modelo, la huella desmedida de edificios emblemáticos o la falta de sostenibilidad, cuando no del mínimo sentido común constructivo, de mucha de la arquitectura depredadora de los últimos tiempos.