MONOLOGOS DEL JARDIN

MONOLOGOS DEL JARDIN

Editorial:
HUERGA Y FIERRO
Año de edición:
ISBN:
978-84-941923-7-1
Páginas:
216
Encuadernación:
Rústica

9788494192371ÁNGEL L. PRIETO DE PAULA es catedrático de Literatura Española de la Universidad de Alicante. Ha editado, entre otros autores, a Tomás de Iriarte, Espronceda (con G. Carnero), José Luis Hidalgo, Claudio Rodríguez, Antonio Gamoneda y Martínez Sarrión. Antólogo de la poesía española de distintas épocas, ha preparado las recopilaciones Poesía del Renacimiento (1989), 1939-1975: Antología de poesía española (1993),Poetas españoles de los cincuenta (1995) y Las moradas del verbo (Poetas españoles de la democracia) (2010). Es autor de obras de creación, trabajos didácticos, ensayo, traducciones poéticas y monografías de historia y crítica literarias. En este último campo, destacan sus libros La llama y la ceniza (Introducción a la poesía de Claudio Rodríguez) (1989), La lira de Arión (1991), Musa del 68(1996), De manantial sereno (2004), Azorín frente a Nietzsche (2006) y, en colaboración con Mar Langa, Manual de literatura española actual (2007). Ha impartido cursos en universidades españolas y extranjeras, y dictado ponencias en numerosos congresos de su especialidad. Fue miembro del Comité Científico de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, donde dirige el portal de Poesía Española Contemporánea. Además de la crítica académica, ha ejercido la crítica literaria en diversos medios periodísticos, como ABC y El País. MONÓLOGOS DEL JARDÍN. Aquellas columnas, bajo el título general de Monólogos del jardín, se han convertido ahora en capitulillos de este volumen. Cuando las he releído para corregir algún yerro, me ha sorprendido percibir que me sentía más a gusto con las últimas que con las primeras; y no por un proceso de creciente identificación con el conjunto, sino porque lo que no tenía claro en los comienzos se me fue aclarando al correr del tiempo, según iba dejando de mirar de reojo al lector, como si el receptor ideal de estos escritos fuera su propio autor monologante. Desde un primer momento quise dar cuenta de las lecturas que hacía por placer y hasta por capricho ―por eso no se le presta excesiva atención a la poesía, a la que rendía tributo continuado y más profesional en otros medios―, así como de las reflexiones que estas me suscitaban, vinculado todo ello a lo que ofrecía la vida cotidiana en forma de noticia o chascarrillo. Se trataba, al cabo, de hablar de pensamiento, arte y libros, sin gola ni sometimiento a leyes de género periodístico o literario.