NIÑA QUE JUGABA A LA PELOTA CON LOS DINOSAURIOS LA

NIÑA QUE JUGABA A LA PELOTA CON LOS DINOSAURIOS LA

Editorial:
HUERGA Y FIERRO
Año de edición:
Materia
poesía española o hispanoaméricana
ISBN:
978-84-941923-1-9
Páginas:
104
Encuadernación:
Rústica
Colección:
POESIA

9788494192319NATXO VIDAL, (Monóvar, 1978) es profesor superior de música en la especialidad de trombón. Suyos son los libros de poesía Atrás no es ningún sitio(Universidad de Murcia, 2006, Accésit en el VI Premio de poesía Dionisia García) y Sal en los ojos (Los papeles del sitio, Sevilla, 2012, candidato al premio de la crítica literaria valenciana de 2012). También aparece en la antología de relato breve Semana de pruebas (Lagartos editores, Almería, 2009) y colabora regularmente con la revista digital de arte y literatura El coloquio de los perros. Su nombre aparece, finalmente, en numerosos foros y revistas. En los últimos años ha sido visto por los bares de varias comunidades autónomas en compañía del cantautor José María Ramón, que pone voz y música a sus poemas, presentando el espectáculo Versos en los dedos. Es virgo, le gusta la cerveza y escribe (casi siempre) por las noches.es su primera publicación literaria. LA NIÑA QUE JUGABA A LA PELOTA CON LOS DINOSAURIOS en el complicado planeta de la poesía contemporánea española, tan de minorías porque a algunos les gusta o interesa que sea minoritario, son habituales ciertas cosas y extraordinarias otras. Natxo es un caso afortunadamente extraordinario. Natxo fue galardonado casi con treinta años en el premio Dionisia García de la Universidad de Murcia con Atrás no es ningún sitio. Y lo fue LIMPIAMENTE, aunque resulte triste tener que poner mayúscula a este adverbio. Pero el premio Dionisia García no te catapulta directamente al Olimpo de las promesas líricas españolas. Tampoco, que se sepa, Natxo ha sido escogido para la Fundación Antonio Gala de Jóvenes Autores en Córdoba, ni ha sido becado para habitar dos años en la madrileña Residencia de Estudiantes, ni por la Fundación Juan March de Alicante ni por la madre que parió a ninguna fundación. Natxo tiene treintaicinco años y acaba de publicar su tercer libro.