SALOMON NO ERA SABIO

SALOMON NO ERA SABIO

Editorial:
FUNDAMENTOS, S.A.
Año de edición:
Materia
Ensayo ciencias
ISBN:
978-84-245-1282-8
Páginas:
224
Encuadernación:
Rústica

primer libro volvió sobre algunas de sus implicaciones éticas y políticas en otras
publicaciones, pero, por diversas razones, hasta ahora, habían quedado pospuestos los
desarrollos de una parte medular de su primera obra: la crítica de la razón patriarcal
en su sentido más estricto.
Este volumen analiza la genealogía como constructo patriarcal y constata cómo,
con el comienzo de la modernidad, surgen distintas corrientes filosóficas que ponen
en cuestión la razón genealógica. El conjunto de pensamientos aquí resumidos deben
ser leídos, por tanto, en clave de crítica de la razón salomónica, expresión del poder
histórico de los varones. Una crítica en el sentido kantiano, que busca establecer los
límites de esta sentencia canonizada y determinar sus condiciones de posibilidad,
contraria a la dogmática patriarcal que la instituyó en paradigma de sabiduría.
Y es en este análisis en el que deberíamos apoyarnos para buscar alternativas
teóricas y prácticas a problemas del presente. Porque Salomón sí ha dejado su legado.
Sus herederos pululan por las instituciones de la sociedad patriarcal instituyéndose
en jueces en cuestiones de mujeres, de las que, como patriarcas, son también parte.
Celia Amorós Puente (Valencia, 1944) es catedrática de filosofía. Premio Nacional
de Ensayo 2006, ha centrado su trabajo tanto en la fundamentación e implicaciones
filosóficas de la teoría feminista como en la historia del existencialismo. Es fundadora
del Seminario Permanente Feminismo e Ilustración en la Universidad Complutense
de Madrid, donde también fue directora del Instituto de Investigaciones Feministas.
En 2011 recibió la medalla a la Promoción de los Valores de Igualdad por parte del
Gobierno español. En 2012 fue acreedora del premio Mujeres Progresistas, en su
categoría nacional, por su larga trayectoria profesional y su contribución al estudio
del feminismo.