CANONES ARABES DE LA IGLESIA ANDALUSI LOS

CANONES ARABES DE LA IGLESIA ANDALUSI LOS. AL QANUN AL MUQADDAS X

Editorial:
SINDERESIS EDITORIAL
Año de edición:
Materia
Historia y critica del arte
ISBN:
978-84-18206-00-9
Páginas:
164
Encuadernación:
Rústica
Colección:
COLLECTIO CANONUM ARABICORUM ECCLESIAE A

El Ms. árabe 1623 (olim Ms. BN 4879), depositado en la actualidad en la Real Biblioteca de El Escorial, donde se encontraba antes de ser trasladado al domicilio de Casiri y posteriormente a la entonces llamada Biblioteca Nacional de Madrid (BNM), hoy Biblioteca Nacional de España (BNE), contiene un texto que reúne la colección de cánones conciliares y decretales pontificales traducidas a partir de un manuscrito desconocido de la Hispana Systematica.
Esta versión árabe, a la que hemos denominado Collectio Canonum Arabicorvm Ecclesiæ Andalusiæ (CCAEA) por representar una derivación de aquélla, fue grandemente apreciada a partir de mediados del siglo XVIII, momento en el que el códice fue descubierto y catalogado y que, como es bien sabido, conoció un periplo particular, como consecuencia del enorme interés que despertó su estudio, así como por los deseos de edición que durante toda la segunda parte de aquella centuria rodeó al códice.
Sin embargo, aun cuando los proyectos de edición del texto gozaron desde el primer momento del apoyo de las autoridades institucionales, incluida la Casa Real, ese interés y entusiasmo de los editores no consiguió fraguar el proyecto, que lamentablemente acabó por disiparse y entrar en el sueño de los justos.
El interés por el códice y sus contenidos, salvo contados casos, se esfumó, inexplicablemente también, y no volvió a atraer la atención de los investigadores hasta pasados dos siglos. Será entonces, durante las últimas décadas del siglo XX cuando Hanna Kassis vuelva a plantear la necesidad, y con ella su deseo, de editar el texto. Pero tampoco Kassis logró llevar adelante la empresa, sobreviniéndole la muerte sin que él ni nosotros viéramos cumplido su deseo.
El códice, pese a las referencias que a él han venido haciendo algunos investigadores de forma intermitente durante los últimos años, ora invocando su importancia ora su interés por motivos diversos (rasgos lingüísticos y traductológicos, pecualiriedades léxicas, marginalia visigóticas, etc.), no ha conseguido suscitar una empresa con la que retomar la edición del texto, que de este modo volvió a quedar, una vez más, relegada.
En conversaciones que remontan a la pasada década, Ana Echevarría y el que suscribe estas líneas habían hablado en varias ocasiones sobre la necesidad de acometer la edición de la obra. Por motivos varios, que ahora no vienen al caso, no se daban las circunstancias debidas para iniciar el anhelado proyecto de edición, hasta que hace unos meses, cuando finalmente se dieron las condiciones necesarias, pudimos echar a andar, iniciando con ello los prolegómenos de tamaña empresa.
Gracias a un proyecto denominado Christian Society under Muslim Rule: Canon Collections from Medieval Spain, financiado por la Gerda Henkel Stiftung (Düsseldorf) y coordinado por Ana Echevarría y Matthias Maser, ha podido constituirse un grupo de trabajo formado por seis doctores y dos postgraduados: en concreto, Thomas Burman, Francisco Cintrón, Ana Echevarría, Jesús Lorenzo, Geoffrey Kyle Martin, Magdalena Martínez Altamira, Matthias Maser y yo mismo. Este equipo, que combina historiadores y filólogos, inició su andadura el pasado mes de julio con un seminario metodológico celebrado en Erlangen, en el que se analizaron y discutieron tanto la metodología a aplicar como las pautas de trabajo con las que inIciar la edición y estudio sistemáticos de este monumento de la literatura mozárabe.
El primer fruto del Proyecto es este primer volumen, que incluye, a modo de praeparatio, el texto diplomático del libro décimo, acompañado de una anotación crítica y precedido de un estudio introductorio. Con él se abre el proceso de edición de los nueve libros restantes, con los que pretendemos obtener la anhelada edición íntegra del códice, tan querida y deseada por insiges eruditos e investigadores, que van del maronita Miguel Casiri, el primero que acarició la idea de editar el texto junto con el P. M. Burriel, al palestino-canadiense Hanna Kassis, el último colega que lo intentó.
A ambos dedicamos este primer volumen de la edición de la CCAEA, en reconocimiento y atención a cuánta ciencia y dignidad adornaron a ambos en vida, e incluso después de ella.
Crescat scientia vita excolatur