PALMAGALLARDA

PALMAGALLARDA. LA VAPORA II

Editorial:
RENACIMIENTO EDITORIAL
Año de edición:
Materia
Narrativa española e hispanoamericana
ISBN:
978-84-17550-97-4
Páginas:
600
Encuadernación:
Rústica
Colección:
CUATRO VIENTOS

La vapora es la segunda de las tres novelas que conforman una ambición literaria titulada Palmagallarda. Ambientada en los coletazos de la guerra civil española y, sobre todo, en la crudelísima posguerra ?años en que los del bando sublevado y ganador se condujeron a sus anchas sin paz, sin piedad ni perdón? La vapora prolonga la reconstrucción de un mundo nobiliar y linajudo ya en ruinas y en trances de desaparecer a mediados de 1936. Asistimos en estas páginas al ocaso de la aristocracia rural andaluza de la mano, nuevamente, de la familia Monsalves de Tous, un paradigma o arquetipo de una clase social devorada por ascendientes oligarquías ambiciosas y corruptas nacidas al amparo del nuevo régimen. La guerra civil vino, pues, no a apuntalar un mundo aristocrático aparentemente amenazado por los movimientos revolucionarios de la época, sino, paradójicamente, a precipitar su extinción. La vapora aporta otra luz y otras claves interpretativas al desentrañamiento de nuestra asendereada historia reciente. La enorme presencia de la campiña andaluza, los apuntes y juicios gastronómicos, así como una sexualidad lírica y, a veces, brutal, son otros tantos aspectos de esta brillante novela. «No es la aristocracia la que ha desa­parecido, sino la nobleza». Estas palabras del propio Ignacio Romero de Solís expresan en resumen el asunto de la trilogía Palmagallarda.

Ignacio Romero de Solís (Sevilla, 1937). Periodista, escritor, traductor y crítico gastronómico. Desde joven tomó posiciones contrarias al régimen franquista, circunstancia que en 1961 le acarreó la detención y la apertura de un Consejo de Guerra, acusado de atentar contra la seguridad del Estado. A resultas de aquello pasó un año en la cárcel de Carabanchel. En 1963 se exilió en París, donde estudió Economía en La Sorbona. En 1966 volvió a España para trabajar como redactor-jefe en España Económica. Tras el cierre gubernamental de dicha publicación, en 1973, formó parte del grupo fundacional de Cambio 16. Durante estos años tradujo a los filósofos estructuralistas franceses, y ya desde el periodismo trabajó por una «transición» democrática de España. Entre 1974 y 1976 fundó y dirigió La Ilustración Regional, revista encaminada a crear un estado de opinión favorable a la democratización del país y a la descentralización del Estado. En 1980 fue nombrado director de RTVE en Andalucía y diez años más tarde de Antena-3 TV en Sevilla. Durante la década de los ochenta mantuvo una columna en el diario ABC y otros diarios nacionales. Como crítico gastronómico firma como «Ventura Comino» en ABC, así como en revistas especializadas.