INDUMENTARIA Y SUS MUSEOS ESCAPARATES DE CULTURA PASARELAS DE LA HISTORIA LA

INDUMENTARIA Y SUS MUSEOS ESCAPARATES DE CULTURA PASARELAS DE LA HISTORIA LA

Editorial:
TREA EDICIONES, S.L.
Año de edición:
Materia
Museologia
ISBN:
978-84-9704-748-7
Páginas:
232
Encuadernación:
Rústica
Colección:
MUSEOLOGIA Y PATRIMONIO CULTURAL

La indumentaria es lo más exterior y visible de los humanos, la
indumentaria nos puede llegar a definir, puede marcar un estilo, una
clase social, la pertinencia a una cultura o subgrupo cultural, la
indumentaria se ha empleado para marcar rasgos de género, se ajusta a
cánones estéticos, a veces indica edad, etc. Si la cultura humana es el
conjunto de símbolos y objetos que son compartidos y transmitidos de una
generación a otra y que regulan la conducta, es evidente que, entre
estos símbolos y objetos, además de las herramientas, la vivienda y el
arte, está la vestimenta. Esta vestimenta, como parte integrante de la
cultura, no es un elemento aislado de ella ni, por supuesto, banal,
aunque sí suele ser uno de los más visibles. Vestimos distinto porque
somos culturalmente distintos. La indumentaria, pues, es un producto de
la cultura humana.
Sin embargo, cuando se estudian las historias de la cultura, el lugar
que ocupa la indumentaria suele ser modesto, superfluo e incluso, a
veces, inexistente. En este ensayo pretendemos mostrar cómo la
indumentaria es y ha sido siempre el escaparate de la cultura, por
cuanto los humanos mostramos a través de ella no solo lo que somos, sino
incluso aquello que no somos, pero quisiéramos aparentar ser.
Es más, la indumentaria no solo muestra y hace patentes los códigos
culturales de conducta, sino que incluso pone de manifiesto sus
subcódigos. En efecto, hay códigos de conducta que dictaminan sobre las
partes del cuerpo que en función de cada época y de cada sociedad son
púdicas o impúdicas: esta misma indumentaria que esconde las partes
impúdicas en función del código las deja entrever en función del
subcódigo. Por lo tanto, el estudio científico de la indumentaria no es
un divertimento de ociosos; por el contrario, el vestido y sus códigos
constituyen uno de los ejes estructurantes sobre los que gira una parte
de la vida, que analizados en su despliegue temporal se convierten en
una inestimable pasarela de la historia.