LA CIUDAD DE LOS SABERES EN LA EDAD MODERNA

LA CIUDAD DE LOS SABERES EN LA EDAD MODERNA

Editorial:
TREA EDICIONES, S.L.
Año de edición:
Materia
Arquitectura y urbanismo
ISBN:
978-84-18105-00-5
Páginas:
296
Encuadernación:
Rústica

¿Qué miran los personajes del fresco de Giandomenico Tiepolo que
protagonizan la cubierta de este libro? ¿Por qué nos dan la espalda?
¿Qué despierta hasta tal punto su curiosidad en el escenario urbano en
el que se encuentran? En este libro obtendrán la respuesta a esta y a
otras cuestiones relativas al desarrollo del conocimiento y del saber en
las ciudades entre los siglos xvi y xviii. El volumen se articula en
torno a tres ejes de reflexión: «Los ingenieros y el saber aplicado a la
ciudad», «Artífices y agentes del saber» y «Saberes y espacios para el
entretenimiento», a lo largo de los cuales distintos especialistas
analizan cómo desde el Renacimiento las ciudades se convirtieron en un
escenario privilegiado donde se desarrolló y difundió el saber. El
carácter transversal que introduce el estudio de este extenso periodo
histórico supone una novedad que permite dibujar un panorama rico en
matices, al tiempo que determinar los puntos de continuidad y de cambio
en los procesos de creación, circulación e institucionalización del
conocimiento.
Palermo, Orán, Valencia, Barcelona, Roma o Madrid, son solo algunas de
las ciudades en las que arquitectos, ingenieros, pintores, mercaderes,
vendedores ambulantes, libreros, eruditos o académicos construyeron y
difundieron unos saberes que se tradujeron en edificios y se
compartieron en espacios creados para ello. En la ciudad, el
conocimiento circuló a través de libros, pasquines, estampas, dibujos,
pinturas e, incluso, espectáculos ópticos dirigidos a un público cuya
extracción social se fue ampliando a lo largo de toda la Edad Moderna.
Esta obra colectiva sobre los usos, espacios y dinámicas del saber en la
ciudad desde el Renacimiento hasta la Ilustración aborda un tema
forzosamente interdisciplinar —el pasado de la ciudad en época moderna—
a través de quince investigaciones provenientes de los campos de la
historia, la historia del arte y de la arquitectura, así como de los
estudios literarios y visuales. Al carácter transversal que introducen
estas aportaciones, que ayudan a interpretar las continuidades y
rupturas que los saberes científicos experimentaron entre los siglos xvi
y xviii, se suma la novedad del punto de vista que puede proporcionar
entenderlos en el escenario de las ciudades europeas de la Edad Moderna
a través de las imágenes y descripciones que de ellas hemos heredado.