PENSAR LA PSICOSIS

PENSAR LA PSICOSIS. EL TRATO CON LA DISIDENCIA PSICOTICA O EL DIALOGO CON EL PSICOTI

Editorial:
MIGUEL GOMEZ EDICIONES
Año de edición:
Materia
Psicologia de la conducta
ISBN:
978-84-88326-26-3
Páginas:
281
Encuadernación:
Rústica
Colección:
ITACA

Una atenta lectura de Freud y de Lacan le ha permitido a Enrique Rivas discernir el modo en que estos autores han pensado la psicosis y han establecido los puntos de encuentro y desencuentro de la psiquiatría y el psicoanálisis. De su personal manera de leer Rivas dedujo una instancia en la que el practicante debe sostenerse, caracterizada por la tensión generada en la reunión y separación de dichos campos. En esa posición de extrema incomodidad -única manera de estar despierto- en esa permanente tensión el practicante deberá dar forma a la Demanda de la psicosis, demanda en la que confluyen la Ley, la Institución, la Familia, el Sujeto. En la configuración de las condiciones de la escucha, en la constitución misma del acto de escuchar la demanda y reconocer en ella el decir del psicótico, en esa instancia en que se reúnen y separan la psiquiatría y el psicoanálisis, el practicante deberá propiciar el surgimiento del sujeto de la lengua que habla en la psicosis. Plantearse la escucha de la demanda del paciente y de aquellos que lo traen a la institución como la única manera de restituir al psicótico su condición de sujeto del lenguaje. Construir esa posición de escucha en el seno de la institución de Salud Mental ha sido el eje de la praxis de Rivas, es decir, de su desempeño práctico y teórico. Todo el libro puede ser entendido como una apelación al compromiso del practicante y a la responsabilidad para disponerse a un acto complejo y difícil: escuchar sin interpretar, hacer posible sin angustia una escucha que no procura sentido, y que a la vez reconoce la dignidad humana de las palabras que se pronuncian, acogiendo sin reservas la palabra del otro. Desalojado de la posición de amo o de maestro, el profesional de la Salud mental, libre de angustia y abierto al sin sentido, estará en condiciones de pensar la psicosis.