PRELUDIO CARNAL

PRELUDIO CARNAL

SERMAISE ROBERT

11,00 €
IVA incluido
Disponible en 1 semana
Editorial:
TUSQUETS, EDITORES
Año de edición:
1994
Materia
Narrativa erótica
ISBN:
978-84-7223-438-3
Páginas:
160
Encuadernación:
Rústica
Colección:
SONRISA VERTICAL
11,00 €
IVA incluido
Disponible en 1 semana
Añadir a favoritos

Todo el mundo

sabe que de ciertas novelas eróticas,

en particular de aquellas que se firman con seudónimo, se dicen muchas cosas.

Por ejemplo, cuenta la leyenda en torno a

Preludio carnal que su autor

abandonó un día el manuscrito en la puerta de un editor y nunca más dio señales

de vida. Se cuenta también que una primera tirada, muy discreta, se agotó en

pocos días y que fue, en la segunda

mitad de los años cuarenta, el libro secreto del que más se habló.



 



En 1970, la

editora francesa Régine Deforges lo rescató para el espléndido catálogo de su

editorial L´Or du Temps, que para nuestra desgracia tuvo una vida demasiado

corta. Entonces, decía : «¡Veinticinco años después, el encanto de esta novela permanece intacto !». Hoy, casi cincuenta años después, este hermoso «tratado» de educación sexual

sigue resistiendo. En él encontramos lo que falta en los nuevos manuales tan mecánicamente  técnicos : la ternura, la eclosión y

la culminación del deseo, las vacilaciones,

las emociones del descubrimiento del sexo propio y ajeno,

el paciente aprendizaje de la plenitud que desata poco a poco los pudores de la virginidad, la

entrega total y el ardor.



 



Esta es la

historia de la iniciación sexual de

una joven pareja. El tío del joven

le incita a escribir la historia que le ha contado :



 



  «- Te agradecerán el que hayas tratado con

toda franqueza, sin falsos pudores, ese problema

esencial, el más importante de todos

los problemas sociales : la armonía sexual en el matrimonio. (...) El virtuoso del amor conyugal escasea tanto como

los verdaderos poetas. Todos los demás son lamentables (...). Es para ellos, para

evitar que sus mujeres vayan a otra parte a saciar su sed de ternura carnal,

para quienes deberías escribir tu "experiencia".



  »-Otros ya lo han hecho antes que yo.



  »-Lo han hecho tan sólo a medias. Sin atreverse

a rebajarse a esta humilde minucia de detalles, a la que, no obstante, nada

podría aportar el egoísmo satisfecho de un marido sin imaginación».



 



Y, para mayor

regocijo de todos, Robert Sermaise,

de quien todavía hoy no se sabe absolutamente nada, siguió el consejo de su tío :

«Escribe tu historia con seudónimo. Hazlo objetivamente, sin complicaciones

literarias».

Artículos relacionados